fbpx

Devoluciones del IGV: ¿por qué superaron los S/12.100 millones en 2017?

(Por: Instituto peruano de economía – IPE) Con el Congreso y Ejecutivo discutiendo sobre las exoneraciones tributarias y los ingresos del Estado, las devoluciones de impuestos han saltado a la palestra. Entre estas, una de las más importantes es la devolución de IGV por exportaciones.

Como se sabe, el IGV es un impuesto al consumidor final de un bien o servicio. En el ámbito internacional, el llamado IGV en el Perú se conoce como IVA, y en todos los países en que se da, cumple una regla sencilla: las exportaciones no pagan IVA, pero las importaciones sí. O, lo que es lo mismo, el impuesto al consumidor final se paga donde se consume el bien.

Usualmente, la devolución de IGV se realiza de manera implícita al calcular el IGV a pagar por una empresa.

Si, por ejemplo, una empresa vendió a consumidores bienes por un valor de S/1.000, la empresa debe pagar S/180 por concepto de IGV, lo que se conoce como IGV bruto. Además, si durante ese período la empresa compró insumos para elaborar sus bienes por un valor de S/200, entonces ya pagó S/36 de IGV por esos insumos, que no debería haber pagado dado que no es un consumidor final.

Por ello, para devolver implícitamente los S/36, este monto se considera como un crédito contra los S/180 que debe pagar. De esta forma, la empresa solo paga la diferencia entre el IGV bruto (S/180) y el crédito fiscal que generó por la compra de insumos (S/36). Eso arroja como resultado S/144 al considerar el efecto de la devolución.

Sin embargo, al exportarse y no existir contra qué dar un crédito, el mecanismo implícito de devolución no funciona y debe ser sustituido por una devolución explícita.

En consecuencia, la devolución del IGV a las exportaciones no viene a ser un gasto del Estado, sino reconocer un pago que ya se dio, aun cuando no era necesario. Por lo tanto, el efecto “negativo” de las devoluciones sobre los ingresos fiscales en un determinado año solo es reflejo de que en períodos anteriores ya hubo cobros de IGV (sobre activos o insumos de empresas exportadoras) que no debieron darse.

Fuente: Diario El Comercio (07/05/2018)

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *