fbpx

Denuncias por discriminación salarial entre hombres y mujeres ya no serán anónimas

Mediante la Ley 30709 y su reglamento, se prohibió la discriminación salarial entre varones y mujeres. Sunafil acaba de publicar tres nuevos criterios para la fiscalización de esta falta, entre los cuales se incluye levantar la reserva de identidad del denunciante (ver tabla).

Según Álvaro García, intendente nacional de prevención y asesoría de Sunafil, estos criterios se han tomado para poder atender las denuncias laborales con más fluidez, estructurando la forma de accionar de la Sunafil, frente a diferentes posturas que se habían tomado dentro de la entidad.

García comentó a Gestión que la reserva de identidad del denunciante es algo que usualmente se asegura en procedimientos laborales ante Sunafil, pero que era necesario remover en temas de discriminación salarial.

“Si no se levantara la reserva de identidad, se tendría que revisar todos los casos de la empresa”, afirma, “retrasando de manera innecesaria el proceso de inspección”. “Si se conoce la identidad del denunciante se puede hacer un enfoque en el caso específico”. Señala que pese a que esta facultad de levantar la reserva de identidad no estaba expresamente en la ley, era algo que tenía que dilucidarse.

Por otro lado, indica que se necesitaba aclarar que las investigaciones por discriminación salarial se podían dar aun si no se contaba con un cuadro de categoría y funciones, ya que había algunos en la superintendencia que creían que de no haber tabla, simplemente se les sancionaba por esto, y no se llegaba al tema puntual de corregir la diferencia salarial existente. Señala que “no tener los cuadros es documental, pero lo importante es que no haya discriminación”.

Bajo este supuesto, indica que los empleadores podrían “no tener los instrumentos solicitados y discriminar abiertamente”. Con el nuevo criterio, Sunafil puede ingresar al centro de trabajo e inspeccionar por otros aspectos que considere relevantes para probar la discriminación salarial por sexo.

Opiniones

Cecilia Guzmán-Barrón, socia del estudio DLA Piper Perú, opina que el levantamiento de reserva de identidad del denunciante podría ser perjudicial para el trabajador, ya que esta información “está vinculada a la seguridad de quien recibe el ingreso y sus derechos fundamentales”.

Comenta que las resoluciones de Sunafil se publican en la web, y que de consignarse el nombre del denunciante públicamente, atentarían contra sus derechos.

Por otro lado, indica que se debieron definir los alcances del levantamiento de la reserva de identidad. “Estos criterios son escuetos. Se necesita más que un texto genérico para entender hasta qué momento de la investigación se extiende este criterio”.

Por otro lado, Jorge Toyama señala que este levantamiento de reserva de identidad era necesario, pues de no realizarse el empleador no podría ejercer correctamente su derecho de defensa. “Estaríamos ante una defensa ciega”, comenta.

Además, señala que no hay posibilidad de que esto afecte los derechos del trabajador, pues un despido sería declarado nulo y si hubiese hostilidad, se podría solicitar el cese de hostilidad. Guzmán-Barrón ve esto como un arma de doble filo, ya que el empleador no podría tomar acción contra el trabajador sin que se considere hostilidad.

En Corto

Legislando mediante criterios

Inseguridad. Cecilia Guzmán-Barrón, socia de DLA Piper Perú, opina que los criterios que emite Sunafil están yendo más allá de lo dispuesto en la ley. Señala que precisiones como esta se deberían realizar en la ley de fiscalización laboral, y no mediante resoluciones de superintendencia, las cuales generan inseguridad y afectan derechos de las partes.

Fuente: Diario Gestión (18/10/2019)

Comentarios