Poco se conoce sobre las intenciones del Gobierno frente a las modificaciones tributarias para definir un “impuesto solidario” en el marco del estado de emergencia por el COVID-19. Luego de su anuncio el pasado jueves, el Ejecutivo en su conferencia de ayer domingo ratificó que dicha propuesta continúa en evaluación.

“[En el caso de la política tributaria] nos vamos a manejar con mucha responsabilidad”, afirmó la ministra de Economía, María Antonieta Alva“Estamos evaluando algunas alternativas que, además de considerar los criterios de equidad y eficiencia, consideren la oportunidad en que se den las medidas. Entonces, seremos muy responsables”, finalizó.PUBLICIDAD

Después de ello, el presidente Martín Vizcarra dejó en claro que hasta la fecha no se tiene una propuesta cerrada sobre el tema, pues están a la espera de recibir las facultades legislativas correspondientes.

“No hay una propuesta concluida y terminada para poder debatirla. Porque no es una competencia que tengamos como Ejecutivo. Es por ello que hemos pedido facultades legislativas. […] El concepto es ‘Perú solidario’, juntos podemos salir adelante”, aseveró el mandatario.

Medida poco oportuna

Para el profesor de la Universidad del Pacífico, Enzo Defilippi, la medida planteada no es la apropiada para el momento económico en el que nos encontramos.

“No tiene ningún sentido el que, en un momento en que el consumo y la inversión se han ido al piso, el Gobierno tome medidas que contraigan el consumo y la inversión”, aseveró.

En la víspera, el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, destacó que con dicha modificación tributaria se buscaría recaudar cerca de S/300 millones.

Tras el anuncio, el debate se centró en si el impuesto debería aplicarse sobre la riqueza o el patrimonio. Al respecto, el también exviceministro de Economía señaló que aplicar un impuesto a la riqueza no es posible. “La riqueza está invertida y las empresas ya pagan Impuesto a la Renta. Las empresas o los ciudadanos ya pagamos impuestos sobre los dividendos que dan esas inversiones”, explicó.

En la misma línea se pronunció el exministro de Economía, David Tuesta, quien asegura que aplicar un impuesto en un momento de crisis podría tener efectos sobre la productividad peruana.

“En este escenario, colocar un impuesto no es muy bien recibido. Esto por el poco músculo que tiene la demanda económica, que son estos trabajadores que ganan un sueldo y que pueden consumir”, aseveró.

Por otro lado, cuestionó la forma en que el Ejecutivo brinda el mensaje. “Me deja tranquilo el mensaje de la ministra sobre la oportunidad de la medida. Ha hecho entrar en razón sobre que el Gobierno tiene que trabajar con calma. Pero la respuesta final del presidente, de alguna manera, deja un poco en el aire todo. Entonces no es el escenario ideal de cómo transmitir”, especificó.

En conferencia, el mandatario resaltó que el Gobierno está dispuesto a recibir aportes de diversos actores para la formulación de la propuesta.

Fuente: Diario El Comercio (27/04/2020)