¿”Quiero más práctica” o “no quiero pensar”?

Hace algún tiempo, en uno de los TIPs sobre NIIF que vengo publicando hice referencia al “falso concepto de práctica” que muchos tienen en relación al estudio de las NIIF. Hoy quiero reforzarlo, porque noto con preocupación que se sigue pensando – cada vez más – que comprender las NIIF es saber cómo hacer “asientos NIIF” (¿existe ello?).

La NIIF son estándares o prácticas para preparar información (resalto: preparar información). Dicha tarea (preparar información) requiere que se acumulen datos, pero si no distinguimos entre “acumular datos” y “preparar información” habremos comenzado con el pie izquierdo.

Si lo llevamos a otras disciplinas, pensemos en la diferencia entre cómo se extrae sangre de una paciente en un laboratorio de análisis clínicos, y cómo se hace un informe sobre el nivel de glóbulos rojos y blancos en sangre: extraer sangre equivale a saber cómo se hace un asiento contable; efectuar el informe sobre el nivel de glóbulo equivale a preparar información financiera.

¿A quién cree usted que le pagarían más en un empleo? ¿A alguien capaz de determinar el valor razonable de un activo especializado, o a alguien que frente al hecho de que el valor razonable de ese activo se incrementó respecto de su anterior importe contable, comprenda que para aumentar el importe asignado a un activo, deberá “debitarse” la “cuenta” que oficia como herramienta para acumular tal información?

Entonces, recuerde que saber NIIF…
… es saber cómo estimar la vida útil de una partida de propiedades, planta y equipo; no cómo contabilizar una depreciación;
…. es saber efectuar una adecuada medición del valor razonable; no hacer un asiento para registrar el incremento o decremento de dicho importe;
… es saber leer un acuerdo para desentrañar sus consecuencias financieras; no registrar lo que surja del “comprobante”;
… es saber la importancia que tiene cada cosa que se afirma (o no) para los usuarios principales de la información financiera; y no pensar que las notas “son algo menor de lo que otros se encargarán por mí”;
… es saber cuándo algo que en apariencia parece dentro del alcance de una norma en realidad no lo está.

En definitiva, saber NIIF implica atrevernos a pensar diferente, a cambiar la concepción que tenemos de qué es práctica y qué es teoría en Contabilidad (si es que tal distinción en verdad existe).

Por eso, cuando pretenda estudiar NIIF, tenga en cuenta estas cosas. Porque quizás se sienta defraudado y eso podría obedecer a que no supo expresar bien qué quería en realidad. Quizás usted estaba buscando un curso sobre “partida doble y teneduría de libros” (captación de datos); y no uno donde le enseñen a preparar información financiera con propósito general (cómo procesar los datos a fin de lograr un reporte útil para los usuarios principales de este tipo de informes, definidos en el Marco Conceptual de las NIIF).

Escribe: CPA Hernán Casinelli ( Asesor del IASB)