Muchas veces, cuando estamos buscando trabajo, nos resulta estresante y agotador pasar cada una de las entrevistas para finalmente esperar el llamado de la empresa y anunciarnos que estamos contratado. Ese lapso entre la última entrevista y la confirmación, puede hacernos dudar si realmente pasamos las pruebas.PUBLICIDAD

Una vez que llega el correo electrónico de confirmación, la calma vuelve a nosotros y ahora es turno de prepararnos para la siguiente fase: la presentación de documentos y la firma de contrato. En este punto solemos cometer algunos errores, pequeños pero claves, como la negociación del sueldo o las condiciones laborales.

Aunque es el trabajo de tus sueños y vas a aceptar seguro, siempre es bueno negociar las condiciones antes de firmar ningún documento. Aquí viene la duda, ¿es mejor hacerlo por teléfono, a través del correo electrónico o de forma presencial?

De acuerdo a los expertos en Recursos Humanos, bajo ninguna circunstancia debes negociar tus condiciones laborales por email. Si bien a través del correo sentirás que tienes más confianza y estarás más seguro antes de enviar el texto, el empleador se lo puede tomar como una lista de demandas, y no como una negociación.

Si quieres hablar del sueldo, del horario o de la modalidad de empleo, descarta hacerlo con el correo electrónico.

Lo que recomiendan los expertos es escribir un email de respuesta expresando tu felicidad por poder formar parte de la empresa, además de pedir por favor un momento para discutir algunos detalles por teléfono o en persona. Lo más normal es que en estos casos te responda directamente el jefe o el responsable de recursos humanos para concertar la cita.

De acuerdo a los expertos en Recursos Humanos, bajo ninguna circunstancia debes negociar tus condiciones laborales por email (Foto: Pixabay)

  1. Si finalmente la comunicación será a través del hilo telefónico, busca primero un lugar adecuado para hablar.
  2. Evita los ruidos y las distracciones, la charla tendrá una duración aproximada de 15 minutos, no más.
  3. Es recomendable tener una mesa a mano para poder extender todos los papeles o notas que se necesiten durante la conversación.
  4. Seguramente estés nervioso, sobre todo, porque querrás causar una primera buena impresión. Tómalo con calma, te ayudará mucho si tomas un poco agua y concentras una imagen frente a ti que te proporcione calma y felicidad.

Cabe señalar que algunas de tus peticiones serán rechazadas o aprobadas en el mismo momento, aunque quizás otros puntos deban ser tomados en cuenta con más tiempo. Por ello, es posible que tengas una segunda comunicación para cuando la decisión final haya sido tomada.

Es importante que no aceptes el trabajo si las condiciones no son justas ni se adaptan a tus expectativas. Asimismo, no pidas un sueldo muy por encima de tus habilidades y tu cargo, aunque tampoco te conformes con la primera cifra que te ofrezcan.

Fuente: Gestión.pe (20/02/2020)